• El 50,4% de las mujeres preguntadas en un estudio de Sigma Dos cree que «no es razonable» que Ley imponga un castigo más severo para los hombres «dada su superioridad física»
  • Adolescentes ante la nueva mujer: ¿Qué opinan del 8-M?
  • Toda la información sobre el Día de la Mujer

Justo un año después de las multitudinarias manifestaciones en España por el Día Internacional de la Mujer, una jornada histórica que incluso suscitó el interés de medios internacionales como The New York Times o CNN, el movimiento feminista pinta de nuevo las calles del país de color morado para reclamar la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, y para denunciar los casos de exclusión, precariedad y violencia que sufre la mitad de la población.

Este 8 de marzo, connotaciones festivas al margen, tiene lugar la primera gran movilización convocada tras la condena de nueve años por abuso sexual para los miembros de La Manada y tras la conmoción social provocada por el secuestro, violación y asesinato de la joven Laura Luelmo. Dos hechos de naturaleza penal que en los últimos meses han colocado la situación de vulnerabilidad de la mujer, más si cabe, en el centro del debate público. Y, por supuesto, también en la agenda política, si se tiene en cuenta que en un horizonte inmediato (del 28 de abril al 26 de mayo) asoman hasta cuatro convocatorias electorales.

El sondeo de Sigma Dos sobre la mujer para EL MUNDO -realizado en los últimos días de febrero a partir de 1.000 entrevistas telefónicas- permite, por tanto, observar las reivindicaciones femeninas en un contexto de máxima sensibilidad y ante la inminencia de esta cita múltiple con las urnas. La discriminación, la brecha salarial, la precariedad laboral y las cifras de la violencia machista (47 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas el año pasado) son algunas de las cuestiones que aborda dicho sondeo.

La principal conclusión del mismo es que más de la mitad de las mujeres considera que «no es razonable» que la Ley Orgánica de Protección Integral contra la Violencia de Género (LOIVG) imponga mayores penas a los hombres «dada su superioridad física». Un 50,4% de las mujeres rechaza esgrimir ese criterio para aplicar una mayor severidad en las condenas, percepción en la que coinciden con los hombres (55%). En términos totales, también más de la mitad de los encuestados (52,6%) desaprueba que la «superioridad física» sea un agravante en la ley aprobada por unanimidad en el Congreso en 2004, impulsada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Por rango de edad, los más críticos son los jóvenes de entre 18 y 29 años (57,8%), por delante de las personas de 30-44 (52,6%), de 45-64 (51,8%) y de 65 y más (50,5%). Si se tiene en cuenta el recuerdo de voto de las últimas generales, los afines a Ciudadanos son los que más firmemente se posicionan en contra de esta interpretación de la ley (60,2%), seguidos de los de PP (57,3%), PSOE (50,7%) y Unidos Podemos (36,5%).

Otra cuestión sometida a escrutinio es si el endurecimiento de las penas para delitos sexuales puede ayudar a reducir dichos delitos. Una amplia mayoría (70,1%) respaldaría esta política de mano dura, con un mínimo porcentaje de diferencia entre ellas (71,9%) y ellos (68,1). Se aprecia un incremento significativo con respecto al sondeo de Sigma Dos para EL MUNDO de fin de año. En diciembre de 2018, la misma pregunta arrojaba porcentajes inferiores: un 64,4% (seis puntos menos) estaba a favor de endurecer las penas. Concretando un poco más, los que sobre todo se muestran favorables al castigo son los consultados de entre 45 y 64 años (73,3%) y los votantes del PP (79,5%).

La encuesta de Sigma Dos revela asimismo una circunstancia difícil de visibilizar por otros medios: un 44,2% de los encuestados (cuatro de cada 10) conoce personalmente a alguna mujer maltratada. Una realidad que comparten hombres y mujeres (40,4% y 47,8%, respectivamente) y de la que se hacen eco sobre todo quienes tienen 18-29 años (51,1%) y han votado a Unidos Podemos (53,5%).

En el extremo opuesto, un 38,2% de los consultados afirma conocer a un hombre acusado injustamente por malos tratos. Los que aseguran tener un contacto directo con estos casos son más hombres (41%) que mujeres (35,6%). El perfil se puede concretar más: se trataría de un ciudadano de entre 45-64 años (41,6%) y votante del PP (46,9%). Por su parte, aquellos que declaran no conocer a hombres acusados injustamente por malos tratos son mujeres (63,7%), de 65 y más años (69,7%) y votantes de Unidos Podemos (72,7%).

La entrada de Vox en el Parlamento de Andalucía después de las últimas elecciones autonómicas en la comunidad también ha contribuido a extender el debate en torno a la mujer. Preguntados por cuál es el partido que mejor defiende los derechos de ellas, el 21,9% de los participantes en el sondeo se decanta por el PSOE, seguido por Unidos Podemos (19,3%). PP y Ciudadanos prácticamente obtienen la misma valoración (5,7% y 5,3%). Vox es la formación peor vista en torno a esta cuestión, con apenas el 3,2%. Casi la mitad de los encuestados (44,5%), sin embargo, opta por no posicionarse junto a ningún partido.

En cambio, sí existe un amplio consenso a la hora de catalogar la política española como «machista» (63,5%). Así lo perciben hombres (55,4%) y mujeres (71,2%), todas las franjas de edad sin excepción y los votantes de todos los partidos con representación nacional, salvo el PP (menos de la mitad de quienes le confiaron su voto en los últimos comicios generales detecta machismo en la vida política).

En este sentido, el sondeo de Sigma Dos para EL MUNDO intenta ir más allá e indagar en el entorno íntimo de los encuestados. A la pregunta de si su pareja es machista, sólo el 11,9% de las mujeres responde afirmativamente. Se advierte, además, que la percepción de machismo aumenta con la edad. Así, mientras el 3,9% de los de 18-29 años ven esta actitud en su compañero sentimental, el porcentaje sube al 4% entre los de 30-44, al 8,4% entre los de 45-65 y al 10,2% entre los mayores de 65 años.

En términos generales, un 81,7% de los encuestados responde que su pareja «no» es machista, con una diferencia porcentual considerable entre hombres (86,7%) y mujeres (77%).

Más enfrentadas están las posturas en la pregunta ¿Se considera usted feminista?Más de la mitad de los participantes en el sondeo (50,8%) no se reconoce como feminista, frente al 43,1% que sí lo hace. Pero es que ni siquiera entre las propias mujeres se aprecia una gran identificación con la perspectiva feminista: un 46,8% se define como tal, un 48,5% se desmarca y un 4,5% no sabe o no contesta.

Entre los que sí admiten ser feministas hay, sobre todo, jóvenes (51,3%)y votantes de Unidos Podemos (69,4%). Por el contrario, los hombres y mujeres de entre 30 y 44 años (54,4%) y votantes del PP (68,5%) son los que menos se ven a sí mismos como feministas.

El ámbito judicial, focalizado en los casos de divorcio, también es sometido a análisis en la encuesta. Un 61,1% de los participantes asegura que la Justicia «favorece más a las mujeres» cuando se tramita una separación. Incluso más de la mitad de las mujeres (54,4%) tiene esta impresión, porcentaje que aumenta hasta el 68,2% cuando son los hombres a quienes se les pregunta.

Por último, el estudio se preocupa de la percepción social de los piropos. A más de la mitad de las mujeres consultadas (52,5%) no les importa recibirlos, mientras que a un 24% les resulta «ofensivo», a un 9,9% les gusta y un 13,6% no se decanta por ninguna de estas opciones.

Las más reacias a este tipo de halagos son las jóvenes de 18 a 29 años y afines ideológicamente a Unidos Podemos (30,3%). Mientras que las que se sienten a gusto con ellos son las mayores de 65 y próximas al PP (14,8%).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *