• Le pinchó tres ruedas del coche con una pequeña navaja y luego se la clavó en el corazón
  • El trabajo en el turno de oficio con las mujeres maltratadas : «Llegan psicológicamente destrozadas»
  • «La Ley de Violencia de Género no resta derechos a los hombres, les quita privilegios»
  • La Guardia Civil admite fallos en la valoración de casos de violencia de género: «Juzgamos a la víctima»

Apenas llevaban unas semanas de relación. Ella, de 18 años, él, de 31. Ayer durmieron juntos en el piso de él, en los apartamentos Don Pepe de la playa de Es Codolar, en la isla de Ibiza.

Esta mañana tuvieron una discusión en plena calle, él se había subido al coche para marcharse pero ella trató de impedírselo. Entonces cogió una pequeña navaja y empezó a pincharle las ruedas del coche. Una, dos y tres, al ir por la cuarta él salió del vehículo para tratar de impedirlo, pero se llevó el pinchazo en el pecho. Al parecer uno solo, que le causó la muerte.

La víctima, español y natural de Ibiza, residía desde hace unos dos meses en el primer piso del número 7 de este edificio de apartamentos próximo a esta playa del oeste de la isla, en el Ayuntamiento de San José.

Su casero, vecino también del inmueble, explicó que nada más levantarse se marchó y, su vuelta, pasadas las 11.30, se encontró a su inquilino malherido en el suelo, junto a su coche, un Volkswagen Polo de color azul, aparcado a las puertas de la vivienda, y con tres ruedas pinchadas.

Hacía una media hora que su pareja, también española y natural de Ibiza, le había clavado una puñalada mortal a la altura del corazón y había huido.

Se trata de una zona transitada por lo que algún vecino ya se había encargado de llamar a la policía y al 061. Dos ambulancias se trasladaron hasta el lugar de los hechos, una de Soporte Vital Básico, y otra de Soporte Vital Avanzado, pero ya era demasiado tarde para la víctima. Cuando llegaron ya se encontraba en parada cardiorespiratoria, pero logró remontar gracias a las maniobras de reanimación cardiopulmonar que le practicaron.

Desde ahí, una agónica hora y media, con dos nuevas paradas cardiorrespiratorias antes de poder evacuarlo hasta el hospital de Can Misses, donde ingresó a las 13.25, según informan desde el Área de Salud de Ibiza y Formentera.

En quirófano los médicos trataron de hacer frente a lo imposible. Una «puñalada certera», explicaron, ante la que apenas pudieron hacer mucho más que certificar su muerte una media hora más tarde.

Agentes de la Policía Local de San José y de la Guardia Civil buscaron a la mujer durante unos minutos. No había ido demasiado lejos. Se había escondido en unos matorrales, junto a las dunas de la playa de Es Codolar, y a pocos metros del lugar de los hechos. Estaba en estado de shock, según informó la Guardia Civil. De hecho fueron sus sollozos los que revelaron a los agentes su presencia.

Minutos antes ya habían encontrado el arma homicida, una navaja de pequeñas dimensiones, a escasos metros del vehículo, en el aparcamiento del edificio de viviendas.

Inmediatamente la joven fue detenida por los agentes, acusada de un delito de homicidio por el que se prevé que mañana mismo pase a disposición judicial.

Los vecinos apenas conocían a la pareja. Llevaban poco tiempo, semanas, según explican, y aunque ella había pasado con él su última noche no se podía decir que vivieran juntos.

En un comunicado el Ayuntamiento de San José, conmocionado por este suceso protagonizado por dos ibicencos, ha condenado el homicidio. Su alcalde, el socialista Josep Marí Ribas, quiso mostrar su rechazo a cualquier forma de violencia, además de condenar este «acto terrible», y dar el pésame a la familia y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *