Una mujer de 39 años ha sido detenida a las 5.15 horas de la madrugada de este sábado por un equipo de operaciones especiales de los Mossos d’Esquadra en un piso de Cunit (Baix Penedès), acusada de haber matado horas antes con un arma de fuego a su pareja sentimental en una torre a las afueras de El Vendrell, en la que ambos residían junto a otras personas. La mujer, que se encuentra bajo observación psiquátrica y que alega no recordar lo ocurrido, tiene licencia de armas de fuego porque practicaba tiro deportivo.

El homicidio trascendió a las 20.30 horas del viernes, cuando los servicios de emergencia recibieron el aviso de una persona gravemente herida por arma de fuego en una vivienda de la calle de Joan Alcover de El Vendrell. Los policías y la dotación de la ambulancia se encontraron con la víctima en estado crítico y no consiguieron mantenerlo con vida.

Un año en la casa

En la casa vivían desde hace un año la presunta homicida, la víctima y al menos otro hombre, si bien acudían a menudo a la vivienda otras dos mujeres. Al parecer, los inquilinos pagaban alquiler, pero habrían pinchado el agua y la luz.

A medianoche, los Mossos ya habían localizado el BMW de la sospechosa aparcado en la avenida del Castell de Cunit, a solo 10 kilómetros del lugar del homicidio. En ese inmueble había estado empadronada hace años y ahora vive su hermana.

 

La presunta homicida, de 39 años, fue capturada por los ‘GEO’ de los Mossos en Cunit

 

Asalto al piso

Agentes de paisano controlaron el edificio desde la medianoche mientras un equipo del Grup Especial de Intervenció (GEI) de los Mossos se preparaba para asaltar la vivienda, ubicada en un segundo piso.

El temor a que la mujer estuviera armada motivó que los geos catalanes echaran la puerta abajo y entraran a gritos en la vivienda, lo que despertó a muchos vecinos. Los agentes encañonaron a la hermana, que dormía en su habitación, y a la sospechosa, que descansaba en el sofá del comedor, sin saber bien al principio quién era quién.

Mutismo policial

Según fuentes próximas al caso, la detenida había estado durmiendo desde que llegó a la vivienda de su hermana a la que dijo que había discutido con su pareja, David, y que necesitaba descansar. Al ser despertada por los policías afirmó que no entendía por qué la detenían, lo que hizo pensar a los agentes que debía estar afectada psicológicamente. Por eso, los Mossos d’Esquadra se han negado a dar detalle alguno del caso hasta que los esclarezcan. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *